10 tendencias emergentes en infraestructura para 2017

10 tendencias emergentes en infraestructura para 2017

In Sin categoría On 9 febrero, 2017


Este año, el sector se verá desafiado principalmente por un marcada agenda social, de acuerdo con un reporte de KPMG.

CIUDAD DE MÉXICO — El sector de la infraestructura afronta este año un panorama aún más desafiante que en 2016. A la incertidumbre política global y el nudo del financiamiento, se sumará un escenario de gobiernos populistas, proteccionismo, una exigencia de mayor transparencia en el sector público y cambios en los modelos de inversión.

La incertidumbre y la disrupción marcarán el entorno de la infraestructura en 2017 y para lograr proyectos exitosos, los tomadores de decisiones deberán moverse hacia un liderazgo más responsable, tanto a nivel privado como en el gobierno, de acuerdo con un reporte de la consultar KPMG.

Sin embargo, también deberán replanterar su enfoque de financiamiento, desarrollo y operación, así como comprender qué quieren realmente sus electores, accionistas y usuarios.

En este último sentido, de acuerdo con el informe Tendencias emergentes en infraestructura 2017, los líderes del sector deberán entender estos 10 factores clave:

10 tendencias que transformarán la infraestructura

1. Mayor sinergia

Se prevé que los gobiernos busquen nuevas formas para planear e integrar tres nichos: energía, transporte y tecnología. Además tratarían de hacer un mejor uso de los recursos públicos.

En algunos casos, esto requerirá del establecimiento de nuevas estructuras que fomenten inversiones y una planeación conjunta entre las diferentes entidades gubernamentales. En otros casos, se podrá impulsar por medio de un liderazgo enfocado y una dirección de políticas sólida.

2. Agenda social

Las agendas populistas podrían derivar en tres escenarios clave: 1) los presupuestos de infraestructura aumentarían; 2) proliferaría el proteccionismo y se daría prioridad a los participantes locales por encima de la experiencia internacional; y 3) cambiarían las prioridades hacia proyectos que “que dan prioridad a la gente”.

3. Comportamiento del consumidor

En 2017, KPMG espera que los gobiernos asuman un enfoque más “ascendente”, dedicando tiempo a entender las demandas de los usuarios actuales y futuros con el fin de que esto les permita replantear los programas actuales de infraestructura.

4. Efecto social y ambiental

Se espera una mayor preocupacion de los inversionistas (públicos y privados) en estos dos temas. Se esforzarán en medir y comunicar el impacto real de sus inversiones. Esto podría implicar la toma de decisiones difíciles y una mayor competencia por proyectos que puedan demostrar sus beneficios.

5. Mayor productividad

Se espera que tanto propietarios como operadores empiecen a enfocarse en desarrollar planes de tecnología sólidos para buscar un equilibrio entre la necesidad de una ventaja competitiva y el deseo de obtener rendimientos rápidos sobre sus inversiones.

Algunos gobiernos dejarán de ser “visionarios tecnológicos” para convertirse en “líderes en tecnología” y utilizarán dicha ventaja para relacionarse mejor con sus ciudadanos e incrementar la eficiencia de su infraestructura.

6. Nuevos enfoques de inversión

En un mundo en vías de desarrollo, el reto sigue girando en torno a la necesidad de infraestructura básica para mejorar la capacidad. En los mercados maduros se prevé que los propietarios de infraestructura se centren en hacer inversiones más pequeñas que, a su vez, liberen un mejor desempeño, capacidad, confiabilidad y prestación de servicios.

7. El paradigma del financiamiento

El informe de KPMG considera que el 2017 aportará un enfoque renovado en el “reciclado” de activos. Para tener éxito en cualquier solución de financiamiento alternativa, los gobiernos tendrán que dejar bien claro a sus poblaciones la manera en que se utilizarán los recursos.

8. Mejor crediticia: el retorno a los básicos

Los gobiernos deberán pensar más en los grandes beneficios que la infraestructura genera, en vez de centrarse únicamente en el cierre de una negociación financiera. Necesitarán reconocer la necesidad de asumir más riesgos en las primeras etapas de su programa de infraestructura sabiendo que, a medida que maduren, podrán transferir dichos riesgos nuevamente a los inversionistas o venderlos en su totalidad. También deberán reconocer que tienen un papel que desempeñar en el establecimiento de mercados, aceptando que el riesgo adicional que asuman sobrepasará por mucho los beneficios que la nueva infraestructura aporte, particularmente en las economías emergentes.

9. Convergencia en el mercado de inversiones

Las líneas entre los distintos tipos de inversionistas se empezarán a difuminar más a medida que continúe la búsqueda de rendimientos. Algunos equipos de infraestructura harán la transición de manera exitosa, desarrollando habilidades y siendo más sofisticados al ingresar a nuevos mercados o incluir en su ámbito nuevos proyectos. El riesgo, sin embargo, es que algunos pueden llegar a moverse demasiado rápido sin entender los riesgos.

10. La globalización continuará

Los participantes de infraestructura cobrarán impulso expandiendo sus capacidades globales y trascendiendo fronteras nacionales, pero también habrá fuerza en contra como mayor proteccionismo y agendas nacionalistas que modificarán las preferencias sociales, lo que podría enfriar el entusiasmo por la globalización.(Fuente: Obrasweb.mx)